Ventajas de regalar cestas de Navidad a tus empleados

Ventajas de regalar cestas de Navidad a tus empleados

Las luces de la calle, las castañas asadas, los villancicos y los polvorones atacando en cada pasillo del supermercado. Por si no te habías dado cuenta, ha llegado la Navidad. Y si hay algo más navideño que los turrones y las peladillas son las cestas y lotes de productos que cada vez más empresas regalan a sus empleados. Un detalle original y afectuoso que te hará quedar genial con tu plantilla.

¿De dónde viene la tradición de las cestas de Navidad?

Si pensabas que esto de las cestas de Navidad es un invento moderno con el que alimentar el consumo durante estos días, estás muy confundido. Ésta es una tradición que se remonta a la época del Imperio Romano, cuando era costumbre regalarse cestas de mimbre (sportula) durante la celebración de las Saturnalia, fiestas en honor a Saturno que coinciden con nuestra Navidad. Si bien es cierto que hasta mediados del siglo XIX no se volvió a retomar esta tradición, en la actualidad vuelve a estar muy extendida entre todo tipo de negocios. Inicialmente fue algo más restringido a la Administración Pública, ya que las cestas de Navidad podían alcanzar precios desorbitados. Pero hoy en día, con el aumento de la oferta y la proliferación de cestas, packs y lotes mucho más asequibles, esta costumbre se ha convertido en algo habitual.

Un detalle original que siempre hace ilusión

¿A quién no le gusta recibir un regalo? Hay muchos motivos por los que regalar cestas de Navidad a tus empleados:

  • A todo el mundo le hace ilusión salir un día del trabajo con su cesta navideña.
  • Es un modo de incentivar a los empleados, que se sienten más valorados por el trabajo que realizan.
  • Aparte de ser todo un detalle, ¡resulta muy práctico! Las cestas de Navidad están repletas de productos típicos en estas fechas a los que se les dará buen uso durante las cenas y almuerzos familiares.
  • Es un regalo que marca la diferencia entre una jornada normal y un día muy especial. Ya no hay lugar a dudas, ¡ha llegado la Navidad!
  • Fomenta el espíritu navideño, las buenas relaciones en el trabajo y el sentimiento de pertenecer a un proyecto que no se resume en las ocho horas de jornada laboral.
  • El elemento sorpresa es algo que siempre resulta atractivo. Desenvolver un regalo y descubrir qué hay en el interior no es sólo cosa de niños.

¿Qué incluyen las cestas de Navidad?

Lo estupendo de las cestas de Navidad es que se trata de un tipo de aguinaldo que admite infinitas configuraciones. De lo que no hay duda es de que una buena cesta de Navidad, sea cual sea su precio y su tamaño, debe contener productos útiles para estas fechas, aptos para todo tipo de comensales y con ese toque gourmet que es lo que le aporta calidad a este regalo. Basándote en estas premisas, tienes muchas maneras de abordar el contenido de las cestas de Navidad para tus empleados. Por lo general, éstas siempre cuentan con cuatro apartados bien diferenciados:

  1. Surtido de charcutería: productos ibéricos como salchichón, lomo, chorizo y cuñas o botes de queso en aceite.
  2. Licores y vinos: nunca falta una buena botella de vino, un güisqui o una botella de cava para brindar en las ocasiones especiales, que en estas fechas son abundantes.
  3. Aceites y conservas: siempre desde una perspectiva gourmet, se pueden regalar latas de conservas originales, frutos secos especiales o aceites con un toque muy particular.
  4. Dulces: para poner punto final a la velada, ¡una de dulces! Aquí se engloban todo tipo de productos navideños, desde las clásicas peladillas hasta los mazapanes y los turrones más elaborados.

Gran variedad de packs y lotes de Navidad

¿No cuentas con suficiente presupuesto como para regalar una enorme cesta a cada uno de tus empleados? No te preocupes. Hay numerosas fórmulas que te permiten mantener la tradición y tener un bonito detalle con tus trabajadores sin que las financias se resientan. A veces la sencillez vale más que toda la parafernalia y hacer un regalo original y atractivo no tiene por qué suponer un gran desembolso. Simplemente, reduce el tamaño y reorganiza tus prioridades: cuando el presupuesto es limitado, es mejor invertir en pocos productos de gran calidad que dejar una cesta medio vacía o llenarla de productos de escaso interés. La alternativa de los packs y lotes de Navidad resulta perfecta en estos casos. Puedes adaptar sus contenidos a un espacio más reducido pero igualmente atractivo. De este modo, seguirá siendo toda una deferencia hacia tus empleados en unas fechas es las que recibir regalos está a la orden del día. Cuando regalas una cesta de Navidad estás regalando algo más que una selección de productos de calidad. Estás regalando ilusión, afecto y respeto. Aprovecha estas fechas para recompensar a tus empleados por todos aquellos aspectos que no aparecen reflejados en una nómina y demuéstrales lo importantes que son para tu proyecto. Es una manera de incentivarlos y de comenzar el año nuevo con muy buenas energías.

Publicado en 27/11/2018 Home 421
/* Código de seguimiento de Active Campaign */